Construir una casa con adobe - Arquitectura Bio
El adobe es un material ideal para construir, es práctico, manejable y fácil de modificar lo construido, es un material duro y áspero que resiste el paso del tiempo con su debido mantenimiento.
adobe, aislante, material ecológico, fungicida, bioclimática, arquitectura ecológica, ahorro energético, material ecológico
16711
single,single-post,postid-16711,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

Construir una casa con adobe

Ibiza mediterranean white wall window with Formentera beach view

20 Jul Construir una casa con adobe

 

construir con adobe 3

Construir una casa con adobe es sostenible, sano y económico, es un material de construcción ecológico por excelencia. El ladrillo de adobe es un material de construcción compuesto por arcilla, arena y paja (soporta las tracciones), y en ciertas ocasiones se añade estiércol (material orgánico que contiene la paja de mayor resistencia al haber superado el proceso de digestión de los animales) para aumentar la resistencia mecánica.

La construcción ecológica de casas de adobe está tomando auge en su versión más profesional, las razones son sus beneficios para la salud, el mejor aislamiento y el contacto con la naturaleza. Con respecto a construir con materiales naturales, no existen tantos inconvenientes como nos imaginamos, hay que trabajar bien la cimentación, aislarse de humedades, la condensación y demás cuestiones básicas.

El adobe es un material ideal para construir, es práctico, manejable y fácil de modificar lo construido, es un material duro y áspero que resiste el paso del tiempo con su debido mantenimiento.

La ventaja principal del adobe es que es fácil elaborarse casi en cualquier lugar de el mundo donde se pueda construir, los materiales básicos del adobe los encontramos en cualquier lugar donde haya tierra.

Otras de las ventajas de construir con adobe son la simplicidad en la ejecución, su precio asequible, sus características como aislante térmico, acústico y de radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia, el beneficio económico ya que al ser elaborado a mano mediante moldes no se realiza ningún consumo de energía, por no utilizarse ningún tipo de maquinaria, elemento químico aditivo, sino más bien, materiales naturales.

Por último destacar que es un producto reciclable, ya que tanto en el proceso de fabricación, utilización en la construcción y demolición, los materiales son todos reutilizables y biodegradables.

Como desventajas más importantes de este material podemos citar su fragilidad frente a desastres naturales como sismos e inundaciones y la lentitud en su proceso de fabricación, ya que se requieren cuatro semanas para poder utilizar en caso de que la producción se haga en obra.

Unas dimensiones buenas del ladrillo de adobe serían 50 cm x 33 cm. x 8 cm. , siendo los 50 cm el espesor del muro, con ello resolveremos el aislamiento térmico, el aislamiento acústico y obtendremos una resistencia portante de 10 kg/cm2..

 Es conveniente realizar al menos 10 dosificaciones diferentes, ensayarlas en un laboratorio homologado y la muestra de muro que mejor comportamiento mecánico nos dé será el modelo a seguir para fabricar todos los ladrillos de adobe.

Es importantísimo el proceso de secado, proteger las unidades de la radiación solar directa, sobre todo en las estaciones de calor alto, para evitar la evaporación rápida del agua que pueda provocar que se agrieten.

Para evitar daños de humedades por capilaridad es conveniente que los primeros 50 cm del muro sea un zócalo de piedras con membrana impermeable intermedia, o cómo mínimo, el muro de adobe tanto en el interior como en el exterior estará revestido por pintura a la cal, para aumentar la vida útil del muro.

Por supuesto el muro tendrá sus zapatas de hormigón o de bolos, partiendo de los números gordos (con los coeficientes de ponderación correspondientes) del cálculo estructural.

Conocemos las cualidades y defectos del adobe, por lo que hay que tomar precauciones a la hora de utilizarlo adecuadamente desde el punto de vista arquitectónico, ya que se sabe que no soporta la erosión del agua, por lo que hay que protegerlo a fin de conservar su estabilidad a lo largo del tiempo.

construir con adobe 2

Para que una construcción de adobe esté sana y sin peligro de erosión o descomposición evitaremos tajantemente que se den las siguientes condiciones: La presencia del agua en la superficie de la construcción, que no exista ninguna abertura, hendidura o canal capilar en la superficie, para dejar que el agua filtre, y por último, que no haya ninguna fuerza, presión, gravedad o capilaridad que ayude al agua a penetrar por alguna abertura. No se trata de impermeabilizar toda la construcción, se trata de dejar que la tierra respire y que los vapores de agua y los gases, en cantidades controladas, fluyan libremente a través de los materiales.

Para proteger este material existen dos soluciones, la primera y más importante es un buen diseño arquitectónico, lo que evitará que utilicemos todo tipo de revestimientos, en este caso, el diseño de un profesional es el que protege los muros. Otra manera de proteger el adobe es a base de la impregnación ligera al caparazón, pero hay que tener en cuenta que nunca hay que recubrir un muro antes de que la contracción del secado no sea estable, que no se haya realizado el asentamiento del mismo, y que la evaporación del agua en el secado haya llegado a un nivel que sea un máximo del 5% de contenido de agua en el interior del adobe.

La economía no debe de ser la única prioridad de elección de un material, debemos darle prioridad a la ausencia de las tecnologías que consumen energía, es decir, una casa construida con adobe permitirá después hasta un ahorro del hasta un 50% de energía al año.

El adobe permite modificar la construcción fácilmente generando en las paredes existentes las rozas para instalar nuevos servicios de agua y luz, resolviendo la nueva instalación de las mismas de manera sencilla y con mucho menos gasto que otras prácticas constructivas.

Unos de los rasgos más ecológicos del adobe es que los bloques se pueden reciclar in situ en los muros de una obra nueva y el resto se transforma en tierra que se incorpora al suelo, no dejando residuos.

En definitiva, durante muchos años las técnicas naturales de construcción fueron desplazadas, incluso desestimadas por las técnicas de construcción actual, sin embargo diferentes estudios han ido confirmando los beneficios y virtudes de la construcción ecológica. Hoy en día podemos dejar de asociar el adobe como un material de construcción primitivo y tenemos que verlo como una alternativa sustentable para la creación de edificaciones confortables y sanas.

 

Sin comentarios

Lo sentimos , el formulario de comentarios está cerrado en este momento.